COACHING

¿Controlas de manera adecuada todas tus emociones durante tu trabajo? ¿A veces sientes que no sacas el máximo rendimiento a tu desempeño laboral o/y al de tus colaborades? ¿Alguna vez el miedo al fracaso te ha llegado a bloquear? ¿Y el estrés? ¿En alguna ocasión has sido consciente de que un conflicto ha minimizado tu competencia como profesional? ¿No siempre te es sencillo conectar con aquellos con los que debes hacerlo? ¿En los momentos decisivos logras mantener un nivel de concentración óptimo? ¿Las decisiones que has de tomar te han agobiado en alguna ocasión?… ¿Has llegado a tu punto máximo de potencial como profesional?

Si te has interrogado a ti mismo sobre alguna de estas cuestiones (en su momento o mientras las leías hace unos segundos) es posible que quieras descubrir cómo poder afrontarlas de un modo distinto. El coaching directivo es un proceso de entrenamiento-aprendizaje, que consiste en despertar el talento y los recursos propios para incrementar al máximo el rendimiento profesional y personal, tratando de eliminar los obstáculos internos a través del establecimiento de un plan de acción con metas u objetivos.

“El coaching o proceso de entrenamiento personalizado y confidencial llevado a cabo con un asesor especializado o coach, cubre el vacío existente entre lo que eres ahora y lo que deseas ser” (Miedaner, 2002).

No existe una manera sencilla de explicar cómo se plantea un proceso de coaching con un directivo. Y no existe porque cada proceso es distinto. En su inicio, directivo y coach concretan cuales son las metas y objetivos específicos a perseguir y cuál será la manera más adecuada y eficaz de alcanzarlos. La practicidad y la búsqueda de la operatividad delimitarán cuándo y cómo se desarrollarán las sesiones entre ambos.

“No se puede enseñar nada a un hombre… sólo se le puede ayudar a encontrar la respuesta dentro de sí mismo” (Galileo Galilei).